Carta de ajuste

JAIME PINEDO Bilbao

Preguntado por la edad de una determinada persona que salió a relucir en el transcurso de una conversación en la que yo mismo participaba, uno de los contertulios se limitó a responder: “Es mayor”. “Sí, pero ¿cuántos años tiene”?, le inquirí de nuevo. “Más de 50”,   zanjó el contertulio en cuestión, más joven que yo, conviene aclararlo.

| 28 julio 2020 - Actualizado a las 05:20h
Todos, personas y empresas, necesitamos nuestra propia carta de ajuste para recuperar la señal correcta.
Todos, personas y empresas, necesitamos nuestra propia carta de ajuste para recuperar la señal correcta.
En efecto, hoy en día generalmente se considera a alguien “mayor” cuando cruza el “rubicón” de los 50, sospecho que a una edad superior a la que se refería Alberto Cortez  cuando cantaba aquello de “a partir de mañana empezaré a vivir la mitad de mi vida, a partir de mañana empezaré a morir la mitad de mi muerte...”. El caso es que tenía razón mi contertulio, por mucho que me pese admitir que me encuentro en esa categoría de personas “mayores”, más en la mitad de allá que en la de acá...

Para seguir leyendo hazte premium

Escoja el modelo más adecuado

¿Ya tiene una cuenta? Inicie sesión