Opinión

Los Reyes son los logísticos

Se acercan las fechas navideñas, ilusionantes o deprimentes según la capacidad de imaginar de cada cual. Mucho me temo que este año van a ser la bomba porque, actualmente, más que ciudadanos o votantes, somos consumidores o usuarios, y en esta Navidad vamos a ser, si nadie lo reflexiona, más consumidores y más usuarios que nunca, en función del ansia viva que hemos reprimido en estos tiempos pandémicos y que ya no hay quien sujete.

Opinión

El Primavera Sound logístico

Cuando estábamos a punto de hacer #pantallaazul, llegó el viernes. Menuda semana hemos dejado atrás... Ahora toca releer las informaciones generadas en todos los foros logísticos celebrados durante cuatro días, analizar las palabras de los protagonistas y sacar conclusiones. Porque hay conclusiones que sacar. 

Opinión

El sentido de sus vidas

Desde hace muchos años, demasiados diría yo, me fijo con idéntico asombro en un tipo de personaje que acompaña el devenir de los puertos. Son aquellos que han conseguido el techo de su carrera y su existencia... atacándolos.

Opinión

Y tú, ¿cuál es tu bandera?

Hay personas que enarbolan banderas, ya no tanto para demostrar y difundir cuál es su color (que allá cada cual con su circunstancia), sino para tratar de demostrar a los demás que están equivocados, todos, sin excepción. Pero hay banderas y banderas.

Opinión

La isla de los Faisanes

Cerca de la desembocadura del río Bidasoa, un islote fluvial de apenas 213 metros de largo por 40 de ancho, y sin más población que un puñado de chopos rodeados de maleza y algunas aves despistadas, presenta la singularidad de ser el territorio en condominio más pequeño del mundo. A un lado del río, Irún, España; al otro, Hendaya, Francia.

Opinión

El old style regresa al transporte de mercancías

Las colas, ya sean de buques esperando ser atendidos en los puertos americanos o chinos, o de personas ansiosas por llenar el depósito de combustible en Reino Unido (hace unos meses todo eran #novisados #brexit4ever y ahora #weloveyou #weneedyou... menuda panda), nos han dejado estampas bastante perturbadoras porque, ¿a quién no le ha venido a la mente alguna de las escenas de las series “Colapso” o “Years and years” viendo el telediario? Los mundos distópicos que nos presentaban en estas ficciones -y otras antes que ellas- deberían ser solo eso: distópicos, pero, una vez más, la realidad las supera.