Crece un 250% la comercialización de sal en el Puerto de Almería en enero

La comercialización de sal común desde el Puerto de Almería creció un 250% en enero, siendo Noruega el principal destino de las exportaciones de sal común de la provincia.

| 2 marzo 2021 - Actualizado a las 15:38h
La comercialización de sal común desde el Puerto de Almería creció un 250% en enero.
La comercialización de sal común desde el Puerto de Almería creció un 250% en enero.

El pasado enero, desde el Puerto de Almería se embarcaron más de 19.600 toneladas de sal común, lo que supone un 250% más que en el mismo mes del año pasado. Incremento que se explica por las nevadas registradas en enero en Europa. 

De este volumen, la mayor parte se envió a granel (19.518 toneladas) y el resto como mercancía general. Este volumen casi iguala el total de envíos realizados en todo el año 2020, cuando se embarcaron 20.500 toneladas.

En 2020, la mayor parte de los envíos de este producto se realizaron en buques a granel (19.342 toneladas) y 1.200 toneladas, como mercancía general, en embalaje.

La práctica totalidad de la sal enviada desde el Puerto de Almería a mercados extranjeros el pasado año tuvo como destino Noruega.

Relacionadas

Detalle de las tolvas con sus emboquilles de descarga. En total, con esta estructura, desde el embarcadero se podía cargar un barco de 8.000 toneladas en un tiempo estimado de entre 8 y 10 horas. Foto de la colección de Ramón de Torres y la APA.
Detalle de las tolvas con sus emboquilles de descarga. En total, con esta estructura, desde el embarcadero se podía cargar un barco de 8.000 toneladas en un tiempo estimado de entre 8 y 10 horas. Foto de la colección de Ramón de Torres y la APA.
Marítimo

“El Cable Inglés es el mejor ejemplo de la integración de Almería en su Puerto”

El cargadero de mineral El Alquife de Almería, conocido popularmente como Cable Inglés, se levanta imponente como referente de la arquitectura industrial española. Ejemplo de cómo se hacían las cosas en una época pasada, su consideración como Bien de Interés Cultural y la aguerrida apuesta de muchos amantes de la ingeniería lo salvaron de acabar convertido en chatarra. Levantado en 1904 junto al muelle de Levante, en la playa de las Almadrabillas, sus singulares características han hecho de él uno de los más valiosos legados del patrimonio industrial español y europeo. Actualmente, se están acometiendo las obras de la segunda fase del proyecto de restauración, acciones que lidera la Autoridad Portuaria de Almería.