Nobel y ministro

Miguel Jiménez

Los cinco primeros premios Nobel de Literatura de la historia son hoy cinco perfectos desconocidos para el público en general: el poeta francés Sully Prudhomme, que inauguró el palmarés; el latinólogo y catedrático de Derecho Romano Theodor Mommsen; el autor de la letra del himno noruego Bjornstjerne Bjornson; el artífice del renacimiento de la lengua occitana Frederic Mistral; y el español José Echegaray, que compartió el premio con Mistral en 1904 y del que renegaron profundamente sus coetáneos más ilustres, desde Clarín hasta Emilia Pardo Bazán pasando por toda la Generación del 98.

| 9 octubre 2019 - Actualizado a las 05:20h
Echegaray, nobel por dramaturgo, es lo que hoy conoceríamos como un autor “comercial”, es decir, para la época un escritor de masas, cuyas obras de teatro tenían gran acogida por el público y que viajaron por toda Europa, lo que multiplicó una relevancia que se marchitó al mismo ritmo que la crítica fue imponiendo su ley con el paso de los años.Hoy Echegaray no es más que un número para engordar el listado de premios Nobel que atesora España, por lo que si su mayor gesta transita en el olvido, q...

Para seguir leyendo hazte premium

Escoja el modelo más adecuado

¿Ya tiene una cuenta? Inicie sesión