Valencia impulsa una alianza para fomentar el uso del hidrógeno verde en el sector logístico

A través del Programa H2VLC -València Valle de Hidrógeno Verde- el Ayuntamiento de Valencia, la Fundación Valenciaport, la Universidad Politécnica de Valencia y la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, han creado una alianza para impulsar el hidrógeno verde en el sector del transporte y la logística en el área metropolitana y el puerto.

Joan Ribó, alcalde de Valencia; Arcadi España, conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad; José Esteban Capilla, rector de la UPV; y Aurelio Martínez, presidente de la APV y la Fundación Valenciaport.
Joan Ribó, alcalde de Valencia; Arcadi España, conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad; José Esteban Capilla, rector de la UPV; y Aurelio Martínez, presidente de la APV y la Fundación Valenciaport.

Entidades públicas y más de 30 empresas de referencia y pymes valencianas, cinco centros de investigación y tres spin-off tecnológicas, participan en esta iniciativa, que movilizará 160 millones de euros de inversión y contempla 21 proyectos en los próximos cinco años, con el objetivo de la descarbonización. 

El alcalde, Joan Ribó; el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España; el rector de la Universitat Politècnica de València (UPV), José Esteban Capilla, y el presidente de la Fundación Valenciaport, Aurelio Martínez, han firmado esta mañana en el Salón de Cristal el acuerdo para desarrollar el proyecto. El primer edil ha destacado el papel de la investigación y la innovación en la apuesta por las energías renovables y la lucha contra el cambio climático. 

Se trata de una colaboración centrada exclusivamente en el impulso al hidrógeno verde, es decir, aquel que se produce a través de fuentes renovables de energía, como los paneles solares o los campos eólicos. “Ante la emergencia climática no podemos quedarnos a medias en nuestras aspiraciones. La apuesta por el hidrógeno de origen estrictamente renovable tiene que ser ineludible”, ha manifestado Joan Ribó. “Si queremos ofrecer a las próximas generaciones ciudades con un aire más limpio y oportunidades laborales de calidad, tenemos que combinar sostenibilidad e innovación en la configuración de una logística y una movilidad metropolitana descarbonizada”, ha recalcado. 

Así, la declaración de intenciones que se ha subscrito hoy “establece las bases para trabajar conjuntamente en abrir nuevas opciones para un futuro más sostenible”. El alcalde ha subrayado la adhesión de más de 40 empresas, entidades e instituciones a este proyecto, coordinado desde el centro de innovación Las Naves y la UPV, y que aspira a obtener el apoyo financiero del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España.

El primer edil ha resaltado que la investigación, la innovación y el desarrollo tecnológico son “los factores clave para acelerar las transiciones a la sostenibilidad”, puesto que “el hidrógeno verde está en un proceso de maduración al que todavía le queda un recorrido importante, particularmente en cuanto a la reducción de los costes de producción para garantizar su viabilidad económica”. Por eso, ha puesto en valor el trabajo de la universidad, los institutos de investigación y los departamentos de I+D+y de las empresas “para orientar el programa al despliegue de tecnologías nuevas que sitúen la economía valenciana en una posición de competitividad en un ámbito estratégico”.

El máximo responsable municipal ha resaltado asimismo la incorporación de una visión metropolitana “para dirigir el transporte y la logística en un planteamiento que va más allá de la ciudad de València”. Además, H2VLC buscará la colaboración con otros valles de hidrógeno verde en España, como el de Aragón, Cataluña, Madrid o País Vasco. “Para el Ayuntamiento de València, el despliegue de la economía del hidrógeno en el sector del transporte y la logística en el área metropolitana de València puede ser fundamental”, ha señalado el alcalde, para quien “constituye un refuerzo y un complemento al modelo de transporte ferroviario que cuenta con el corredor mediterráneo como eje vertebrador”.

Por su parte, Arcadi España ha situado "la sostenibilidad y la innovación" como "los principales retos" del transporte del futuro y ha reiterado el compromiso de la Generalitat "para llevar a cabo iniciativas" en ambas áreas "con el objetivo de desarrollar un contexto óptimo y respetuoso con el entorno para el tránsito y la logística". "Avanzar y mejorar la calidad de vida de los vecinos y vecinas del área metropolitana de València es el objetivo y, para conseguirlo, es necesario apostar por medios menos contaminantes. El camino hacia el futuro pasa, sí o sí, por la sostenibilidad", ha asegurado el conseller.

"Las ciudades no son islas - ha reflexionado el conseller-, y por eso, la gestión en este ámbito debe realizarse con una visión más global, que implique a las diferentes instituciones presentes en las áreas metropolitanas en beneficio de la población de todos los municipios que la conforman".

El proyecto movilizará unos 160 millones de euros de inversión en el desarrollo de 21 proyectos

Valenciaport

El presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) y de la Fundación Valenciaport, Aurelio Martínez, ha asegurado que “Valenciaport es pionero en Europa en el uso del hidrógeno en operaciones portuarias a través del proyecto H2Ports y por el que hemos recibido el premio internacional Green4Sea”. 

El presidente de la APV ha explicado que “Valenciaport está comprometido desde hace muchos años con temas de descarbonización, equilibrio y sostenibilidad y una buena prueba de ello es que disponemos de todas las certificaciones ambientales y energéticas, medimos y monitorizamos índices de ruidos, calidad del agua y del aire”. 

En este sentido, Martínez ha añadido que “el Puerto de València cuenta con dos cabinas de medición de calidad del aire con la última tecnología que registran ocho elementos de diferentes gases y partículas para informar de los datos a tiempo real y disponibles en la Red de la Generalitat. Unas cabinas de control que nunca han estado desconectadas desde que están instaladas y que permiten conocer la calidad del aire en el entorno del puerto”.

“En 2008, -ha continuado el presidente de la APV- iniciamos el cálculo de la huella de Carbono y desde entonces se ha reducido la huella en un 30% mientras que en el mismo periodo los tráficos se han incrementado un 42%. Nuestro compromiso es obvio y así lo confirman los datos, pero queremos ser más ambiciosos con el proyecto Valenciaport 2030, cero emisiones. Tenemos mecanismos de investigación y recursos económicos para poner en marcha proyectos con energías alternativas y verdes que nos permitan adelantarnos 20 años a los objetivos europeos de descarbonización y lucha contra el cambio climático”.

El presidente de la APV ha asegurado durante la presentación de H2VLC Valencia Valle del Hidrógeno que “esta energía seguro que va a jugar un papel fundamental en una economía descarbonizada y libre de emisiones, pero aún queda mucho trabajo e inversiones por hacer y también mucho que aprender, y no hay mejor forma de hacerlo que atreverse a ser pioneros y dar los primeros pasos”. 

Para Martínez “una iniciativa como H2VLC puede resultar clave para el futuro y la apuesta de un crecimiento sostenible, y el Puerto tiene el deber y, sobre todo, la voluntad de poner su granito de arena y colaborar junto con la región, la ciudad y el resto de agentes sociales y económicos para conseguirlo”.


21 proyectos

H2VLC se articula alrededor de 21 proyectos, que contemplan desde la construcción de infraestructuras específicas de generación y dispensación de hidrógeno verde para el transporte, hasta la adquisición de camiones, autobuses, furgonetas, vehículos de servicios urbanos y vehículos de transporte logístico industrial impulsados por hidrógeno verde. Incluye el desarrollo y producción de un tranvía de hidrógeno, así como de tecnologías comerciales de generación, consumo y gestión integrada de la cadena de valor del hidrógeno verde, con proyectos que llevarán a cabo centros de investigación de la UPV y la UV, en colaboración con diferentes empresas de la Comunitat Valenciana.

 

Amplio apoyo

Ya se han sumado a esta iniciativa más de 40 empresas, instituciones y entidades valencianas, entre ellas Consum, Aguas de València, BP, Baleària, EMT, Stadler, el Grupo Gimeno, Pavasal, FGV, DAM, ETRA, Transvia, el Grupo Alonso, la Sociedad de Agricultores de la Vega y los principales transportistas que operan en el puerto de Valencia. 

También tiene el apoyo de tres centros de investigación de referencia de la UPV el Instituto CMT-Motores Térmicos, el Instituto de Tecnología Química(UPV-CSIC) y el Instituto de Ingeniería Energética—, otro de la Universitat de València el Instituto de Ciencia Molecular, ICMOL—, y el Instituto Tecnológico de la Energía (ITE).

Relacionadas

Róterdam que está liderando los esfuerzos de adaptación y mitigación del cambio climático. Foto: Puerto de Róterdam / Danny Cornelissen.
Róterdam que está liderando los esfuerzos de adaptación y mitigación del cambio climático. Foto: Puerto de Róterdam / Danny Cornelissen.
Marítimo

Puerto de Róterdam y su ciudad: resiliencia frente al cambio climático

El gran desafío del mundo pasa por dar respuesta a la crisis climática. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) resaltó, en agosto, en su informe “Cambio Climático 2021: Bases físicas”, que el calentamiento global generalizado avanza con mucha rapidez y se está intensificando. De hecho, los expertos apuntan que hasta el año 2100 el nivel del mar podría aumentar entre 28 y 101 cm, comparado con el del periodo 1994-2014. Por otro lado, esta misma semana, una nueva investigación llevada a cabo por Climate Central (un grupo de investigación sin ánimo de lucro), en colaboración con investigadores de la Universidad de Princeton (Estados Unidos) y el Instituto de Investigación del Impacto Climático de Potsdam (Alemania), ha mostrado que, si se sigue con el nivel de emisiones actuales que conducen hacia un calentamiento de 3° C, cerca de 50 ciudades importantes del mundo podrían verse realmente afectadas por la subida del nivel del mar.